Día Internacional de la Protección de Datos Personales

Escrito por: INE

A prácticamente un año del inicio de vigencia de la Ley General de Protección de Datos Personales en posesión de Sujetos Obligados (27 de enero de 2017), el INE ha traducido y alineado las normas que durante los últimos 25 años, implementó para asegurar tanto a terceros como al personal que lo conforma, el uso y tratamiento adecuado de sus datos. Prueba de ello, es la aprobación del Reglamento del INE en materia de Protección de Datos Personales (sesión extraordinaria del Consejo General del 22 de noviembre de 2017).

La identidad y la protección de datos personales, representan derechos humanos reconocidos en diversos instrumentos internacionales y consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La necesidad de acreditación para trámites y servicios, sumado a la avalancha de herramientas tecnológicas que ofrece la era digital para simplificar procesos, así como para autenticar a los titulares de datos personales, suponen contar con medios seguros para evitar robo o usurpación de identidad y garantizar a los individuos su uso y tratamiento adecuados.

logo INE

El Instituto Nacional Electoral, desde su creación como organismo federal, asumió que la identidad es un elemento fundamental que permite a una persona gozar y ejercer libertades y derechos que el orden jurídico le reconoce u otorga. En ese sentido, la conformación del Padrón Electoral y la emisión de la Credencial para Votar (CPV) son aportaciones de una autoridad que, si bien su especialización no la posicionaba como emisora de medios de identificación, los procesos de mejora, cobertura, calidad y medidas de seguridad, han dado paso para que la Credencial sea reconocida por el Estado mexicano como el principal medio de identificación posibilitando el ejercicio de los derechos civiles, sociales, económicos y culturales. También conviene recalcar que el INE expide credenciales para votar a los mexicanos residentes en el extranjero, lo que sin duda trasciende fronteras y le vincula con autoridades de otros países.

La experiencia acumulada por el Instituto Federal Electoral -ahora INE- es amplia y la confianza pública en lo que desde hace tiempo está reconocido como medio de identificación, es la piedra angular de toda la organización electoral mexicana y el instrumento de identificación por excelencia en México. Esto le permitió obtener, dos de las primeras posiciones del Premio de Innovación y Buenas Prácticas en la Protección de Datos Personales, en la categoría de sector público, con los proyectos Credencial [no solo] para votar. Implementación de buenas prácticas en materia de datos personales en el Registro Federal de Electores (Primer Lugar, certamen 2016); y Servicio de Verificación  de los datos de la credencial para votar (Segundo Lugar, certamen 2017, ambos convocados por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Secretaría de la Función Pública, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y la Asociación Internacional de Profesionales en Privacidad (IAPP, por sus siglas en inglés)

Además de los datos del Padrón Electoral, el INE protege la información personal de terceros con estrictas medidas de seguridad. Esto permite acreditar que el INE observa los principios de licitud, calidad, consentimiento, información, lealtad, finalidad, proporcionalidad y responsabilidad y cumple con los deberes de seguridad y confidencialidad que exigen las normas de la materia.

Así, el INE ha trabajado continuamente en la detección de nuevas necesidades e implementación de ajustes tanto normativos como técnico-operativos suficientemente estrictos, para conjugar el derecho a la identidad, con la protección de datos personales.

Padrón Electoral y Lista Nominal de Electores